Logo Autolla Clientes Satisfechos Logo PayU Tarjeta de crédito Visa Tarjeta de Crédito MasterCard Tarjeta de Crédito American Express Tarjeta de Crédito Diners Club card-codensa Tarjetas de Débito Pagos Seguros en Línea Pago en Efectivo Pago en Bancos Logo Efecty Logo Baloto

¿Cuándo debo cambiar mis llantas?

Las llantas son el contacto directo de nuestro vehículo con el pavimento, nos brindan seguridad, y si estas fallan pondríamos en peligro nuestra integridad. Por eso, te mostramos el momento adecuado en el cual debes cambiarlas.

Toda llanta tienen un indicador de seguridad, cuyo nombre es TWI, por sus siglas en inglés (Tyre Wear Indicator – Indicador de desgaste de los neumáticos), este indicador de desgaste (por ley todas las llantas lo tienen), marca exactamente 1,6mm de profundidad de labrado, tan pronto nuestra llanta llega a esta marca, tendremos que proceder y cambiarla.

El tiempo que conduces influye en el desgate del labrado, si lo hace con frecuencia probablemente será necesario cambiarlas con mayor regularidad; adicional si manejas bajo la lluvia, es recomendable sustituirlas con periodicidad, así aseguraras buena adherencia en superficies mojadas.

¿Pero, es necesario cambiar una o todas las llantas?

Lo ideal y recomendable por tu seguridad es cambiar las cuatro llantas al tiempo, debido a que ellas impactan en el rendimiento y apariencia del vehículo, por ello las cuatro llantas deberán ser iguales. Si no coinciden, probablemente uno de los extremos de tu carro no trabaje el mismo ritmo que los demás, lo cual será difícil de controlar.

Hombre calibrando llanta con nitrógeno.
Fotografía de Autorines y Llantas

Ahora, si una o dos llantas aún tienen una grado aceptable de labrado deberás cambiarlas por una exacta a las demás. Es recomendable llevar una de la misma marca, línea y tamaño.

Recuerda que las llantas delanteras marcan un mayor nivel de desgaste, por ende se deben cambiar primero. Si este es tu caso, pon las llantas usadas adelante y deja las nuevas en el eje trasero.

Ten presente que una llanta en promedio tiene una vida útil de 45 mil a 60 mil kilómetros, dependerá de si son de alto desempeño (mejor agarre) o de uso estándar (agarre normal o mayor duración), que duren más o un menor tiempo. Tres factores afectarán su rendimiento:

  • Mantenimiento de la llanta: El mantenimiento que le realices a tus llantas te permitirá darle un mejor tiempo de vida. La rotación, alineación y balanceo deberá ser cada 5 mil kilómetros, adicional a un calibrado exacto, cada 15 días; esto es clave y obligatorio, si quieres lograr un mejor desempeño. Una recomendación para el calibrado es que lo hagas con nitrógeno, ya que este requiere un menor mantenimiento, en comparación con el calibrado de aire normal.
  • Mantenimiento del vehículo: El poco o nulo mantenimiento mecánico, de suspensión, frenos, amortiguadores y cuidado en general, generan un mayor trabajo para tus llantas.
  • Conduce con responsabilidad: Como parte de nuestra cultura Autolla, de la cual somos abanderados, es trascendental manejar con responsabilidad, acelerar con cautela, frenar con tiempo y sin brusquedad, tomar las curvas a la velocidad permitida, no sobre cargar el vehículo y no llevar cosas sobre dimensionadas.

Por ello, es importante que cambies tus llantas en cierto periodo de tiempo o cuando ya lo ameriten, debido a que las llantas son el contacto directo de nuestro vehículo con el pavimento, nos brindan seguridad y sí estás fallan, pondríamos en peligro nuestra integridad, la de nuestra familia, amigos, las personas que transitan con nosotros y hasta la de los peatones.

Serviteca: Lugar donde venden, ponen y arreglan llantas.
Fotografía de Autorines y Llantas

¿Qué pasa si no cambiamos a tiempo nuestras llantas?

Podríamos ocasionar accidentes, daños al vehículo, poner en riesgo nuestra vida, la de quienes nos acompañen y generar perjuicios a terceros, debido a que no contaríamos con el agarre necesario para que nuestro vehículo transite con seguridad. El costo – beneficio de cambiar tus llantas a tiempo te permitirá conducir con tranquilidad y evitar gastos adicionales o responder por costos materiales.

Ahora cada vehículo debe tener una llanta adecuada para el mismo, así los vehículos de gama alta necesitan llantas que tengan características especiales, de excelente agarre y que soporten las diferentes fuerzas que ejerce el motor sobre las mismas. Un vehículo de uso familiar necesita llantas que soporten los imperfectos de la carretera y que tengan mejor duración.

En cuanto a marcas, es recomendable tener llantas reconocidas, debido a que estas cuentan con el respaldo de empresas de peso, con años de trayectoria y experiencia, que producen neumáticos que generan mayor seguridad, ya que los compuestos con que han sido fabricadas son de altísima calidad, por ende logran mejor resultado en frenado, agarre, movilidad, entre otros beneficios.

Por eso, ten presente cómo leer una llanta, agenda el mantenimiento de las mismas y tu vehículo en un calendario o visítanos para brindarte una asesoría integral, y así acompañarte en este proceso de vital importancia para tu salud, bienestar y cuidado de tu vehículo.

Ten presente, lo barato no es lo más seguro.