Pasarela de pago PayU Tarjetas Visa Tarjetas Mastercard Tarjetas American Express Diners Club Codensa Pagos Seguros en Línea Efecty Baloto

El mantenimiento preventivo del vehículo: Un seguro y ahorro futuro

Con el mantenimiento preventivo del vehículo ahorras dinero en la compra de repuestos y piezas que pudiste reparar a tiempo, mientras tu seguridad y la de otros será más activa.

Así como acudimos al médico para hacernos un chequeo y no necesariamente estamos enfermos, así mismo debemos hacer con nuestros vehículos; una visita preventiva disminuye el riesgo de fallas mecánicas causantes de accidentes y molestias en las vías. Además, con el mantenimiento preventivo del vehículo ahorras dinero en la compra de repuestos y piezas que pudiste reparar a tiempo, mientras tu seguridad y la de otros será más activa.

Recuerda que todos los cambios, revisiones y reparaciones deben estar sujetas a las especificaciones de fábrica del vehículo y de cada una de sus piezas.

Las llantas no deben ser reparadas como se podría hacer con otros elementos, si estas presentan deformación, chichones, rasgaduras o desgaste extremo, deben ser cambiadas por unas nuevas.

¿Qué se debe revisar en el mantenimiento preventivo?

Elementos de vehículos: Filtros, llantas, batería y amortiguadores

Cambio de filtros y de aceite: El cambio debe realizarse entre los 15.000 km y los 25.000 km de recorrido, y dependiendo de cada marca de vehículo. Si no se ha recorrido estos kilómetros, el cambio de filtros y aceite debe realizarse, de igual manera, una vez al año.

Revisión de llantas: En las llantas se debe verificar la presión de aire suficiente. También se revisa el desgaste del caucho y el estado de la banda de rodamiento. https://autolla.co/

La batería y los cables: En el mantenimiento preventivo del vehículo se debe revisar la batería. Las conexiones deben estar limpias, firmes y libres de corrosión. Los cables también deben encontrarse en perfecto estado. Si estas piezas no funcionan, el vehículo tendrá problemas para arrancar, ya que no habrá energía suficiente para encender el motor. 

El filtro de aire de la cabina: Se debe reemplazar al menos una vez al año, aunque en zonas en que el aire está más contaminado, debe hacerse más veces. Se debe reemplazar en caso de que la calefacción o el aire acondicionado no funcionen correctamente.

Amortiguadores: Se deben revisar y establecer si ofrecen un nivel óptimo de suspensión.

Fugas de escape: Se revisa todo el vehículo buscando que no existan ruidos, olores extraños o fugas de escape. Si se encuentra un desperfecto, debe ser tratado inmediatamente ya que representa un riesgo.

Elementos de vehículos: Bujías, correa del motor, frenos, líquidos y luces

Las bujías: Por lo general estas piezas se reemplazan dependiendo del vehículo y del tipo de bujías. Estos elementos producen el encendido del combustible y el oxígeno de los cilindros. 

Líquido de la dirección hidráulica: Se mide la cantidad que queda siempre y cuando el vehículo esté caliente. Si no es suficiente, se debe añadir más del líquido. La revisión inspecciona desperfectos, fugas, o si el líquido está contaminado, en ese caso, se debe cambiar por completo.

Líquido limpiador de parabrisas: Todos los meses debes verificar que el líquido de parabrisas esté completo. Algunos vehículos tienen dos depósitos, debes revisar ambos. Es importante que utilices el producto adecuado y no agua.

Sensor de oxígeno: Los vehículos cuentan con un sensor de oxígeno que detecta los niveles de este elemento en el carro y se debe prestar atención a esta señal. Cuando se vaya a reemplazar se deben seguir las instrucciones del manual de usuario entregado por la marca. 

Revisión de frenos: las pastillas y los discos de freno se desgastan con el uso. Es muy importante estar atentos a su estado para garantizar la seguridad del vehículo.

Revisión de las luces: Debes revisar las luces preventivas y de emergencia, los faros de día, las luces altas y las luces bajas. No olvides realizar una limpieza profunda a los focos del vehículo.

Líquido de transmisión automática: Se debe realizar esta revisión con el motor encendido y la transmisión en pausa: Por lo general, el líquido de transmisión automática se suele cambiar cada 2 años o 24.000 millas.

Correa del motor: Este accesorio solo debe cambiarse cuando está dañado y su verificación debe ser frecuente.

La correa se conecta con la polea del motor y su función es unir a los diferentes equipos del vehículo para que el motor pueda moverlos. Cuando una de estas correas se daña, puede ocasionar una parada en el funcionamiento del alternador del vehículo. 

Lubricación del chasis: Se deben tener en cuenta las indicaciones en el manual de instrucciones del fabricante. Muchos modelos de vehículos nuevos ya vienen con lubricación de por vida equipada. Sin embargo, aún quedan vehículos más viejos que dependen de este mantenimiento preventivo para funcionar correctamente. 

Anticongelante: Suele hacerse una vez al año y se revisa el nivel de anticongelante. Para añadir más cantidad, se debe colocar una mezcla homogénea que contenga un 50% de refrigerante aprobado y el otro 50% debe ser de agua destilada. 

¿Cada cuánto se debe llevar el vehículo a revisión?

La recomendación es cada 5.000kms, 10.000kms, 20.000kms, 30.000kms, 40.000kms, 50.000kms y 100.000 kms. Ten en cuenta que esto podría variar dependiendo la marca del vehículo y el tipo de motor.

Ventajas de realizar un chequeo preventivo

Vehículo con escudo significando protección y prevención
  • Puedes evitar accidentes y es un seguro para quienes te acompañen en el viaje.
  • Disminuyes el riesgo de quedar varado.
  • Aumenta la vida útil del vehículo mientras le permites ofrecer todo su rendimiento.
  • Con el mantenimiento preventivo del vehículo, ahorras dinero en la compra de repuestos y piezas que pudiste reparar a tiempo.

Carrito

No hay productos en el carrito.